Antecedentes legales

En marzo de 2003, el Consejo de la OACI (Organización de la Aviación Civil Internacional) adoptó una serie de prácticas recomendadas y estandarizadas (SARPs), con el fin de reforzar los requisitos en materia de competencia lingüística para pilotos y controladores aéreos en operaciones internacionales. Se estableció, así, la necesidad de hacer uso de la fraseología estándar y que cuando ésta no pudiera aplicarse, tanto los pilotos como los controladores deberían demostrar un nivel mínimo de aptitud a la hora de hablar inglés llano (anexos 1, 6, 10 y 11 de OACI).

El 26 de octubre de 2007, OACI remitió la Resolución A36-11  titulada ‘Conocimiento del idioma inglés utilizado para las comunicaciones radiotelefónicas’, en la que se encomendaba al Consejo que proporcionara orientación a los estados para la elaboración de planes de acción destinados al cumplimiento de dichos requisitos, incluida una explicación de las medidas provisionales para mitigar los riesgos, según sea necesario –entre otros– para los controladores aéreos. La resolución instaba a los estados a publicar sus planes tan pronto como fuera posible y, en todo caso, antes del 5 de marzo de 2008.

Así mismo, la propia OACI precisó y matizó los pasos que seguirían los estados que no estuvieran en condiciones de cumplir con los requisitos sobre competencia lingüística para la fecha de aplicación (el 5 de marzo de 2008), para cumplir los requisitos y mitigar riesgos durante el periodo de transición, comprendido entre la fecha de aplicación y el 5 de marzo de 2011. Para ello, se elaboraron unas orientaciones en el Adjunto B.

La Resolución 37/10 de octubre de 2010 sustituyó posteriormente a la 36/11. En ella, la OACI instaba a los estados que no habían cumplido los requisitos de competencia lingüística para la fecha de aplicación, a publicar sus planes de acción en la página web del organismo internacional. También se instó a los estados que el 5 de marzo de 2011 no hubieran cumplido plenamente los requisitos a que continuaran proporcionando a la OACI los planes de cumplimiento regularmente actualizados, indicando el progreso alcanzado en sus planes para el pleno cumplimiento.

Con el objetivo de cumplir con las normas internacionales y comunitarias, la Dirección General de Aviación Civil en España presentó un plan de acción para garantizar la competencia lingüística en el idioma inglés que se utiliza en las comunicaciones radiotelefónicas. En el tercer punto del mencionado plan se estableció que la formación en idiomas en el caso de los controladores aéreos sería responsabilidad de AENA como proveedor de servicios de navegación aérea en España.

A tales efectos, el Ministerio de Fomento, a través de la dirección de Seguridad de Aeronaves de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, emitió el 26 de abril de 2010 un escrito titulado ‘Información sobre el requisito de competencia lingüística’, entendido éste como el introducido por OACI mediante la enmienda 164 al Anexo I (Licencias al Personal) al Convenio sobre Aviación Civil Internacional, consistente en demostrar la capacidad para hablar y entender el idioma empleado en las comunicaciones radiotelefónicas aplicable, entre otros, a los controladores de tránsito aéreo.

En el citado escrito, se ponía de manifiesto que en la 36ª Asamblea de OACI, celebrada en septiembre de 2007, se establecía una dispensa aplicable por un periodo que no debía exceder los tres años a partir de la fecha de aplicación del 5 de marzo de 2008, con sujeción a que los estados citados hubieran puesto sus planes de acción a disposición de todos los demás estados contratantes. Alternativamente, y en el caso de los controladores de tránsito aéreo, la Directiva 2006/23/CE del Parlamento y del Consejo del 5 de abril de 2006, relativa a la licencia comunitaria de controlador de tránsito aéreo, establecía un periodo de dos años desde la fecha límite para su transposición para la adopción del requisito de competencia lingüística, esto es, hasta el 17 de mayo de 2010.

En el caso de los controladores, la Disposición Transitoria segunda de la Orden FOM/896/2010, del 6 de abril, se reconocía con carácter provisional y transitorio hasta el 5 de marzo de 2011 el requisito de competencia lingüística nivel 4.

Mediante el Real Decreto 188/2011 del 18 de febrero (que modifica el RD 1516/2009), se reconoció a los controladores aéreos españoles “al servicio de AENA” el nivel operacional 4 con eficacia desde el 17 de mayo de 2010, siempre y cuando hayan sido evaluados “de manera satisfactoria por AENA dentro de sus programas de calidad y auditoría” y siempre que AENA certifique “que el ATC no ha intervenido en ningún accidente ni incidente aeronáutico relacionado de forma directa con el deficiente uso del idioma inglés”. Dicho nivel tendrá validez hasta el 17 de mayo de 2013.

Desplácese como desee en el cronograma. Puede hacer click sobre los eventos históricos para ampliar la información.

 

CECTA Del proyecto a la realidad Antecedentes legales