Aprocta pone a los periodistas en la piel de los controladores aéreos

La Asociación Profesional de Controladores de Tránsito Aéreo (Aprocta) pone en marcha el proyecto ‘Periodistas en la torre de control’, una iniciativa que pretende explicar las cuestiones básicas del control aéreo a los profesionales de la comunicación. El primer acto, para el que ya no quedan plazas, se celebrará este jueves en las instalaciones del Barcelona Air Navigation Center, la escuela de controladores aéreos situada en Castelldefels y que pertenece a la Universidad Politécnica de Cataluña.

Dado que uno de los fines de Aprocta consiste en la divulgación de la profesión de controlador aéreo, un oficio desconocido para una gran parte de la sociedad actual, la iniciativa persigue que los periodistas puedan conocer de primera mano las cuestiones básicas del control aéreo, así como adquirir conciencia de la complejidad y responsabilidad que conlleva el trabajo diario de quienes ejercen esta profesión.

En el espectacular simulador de una torre de control, los periodistas se pondrán durante unos minutos en la piel de los controladores aéreos. Durante el ejercicio, que vendrá precedido de un ‘briefing’ en el que se presentarán las nociones básicas de la profesión de una manera muy resumida, los periodistas –que estarán acompañados por un instructor de la asociación– serán los responsables del tránsito de un aeródromo.

Los controladores, una pieza básica del sistema
La actividad económica que representa el transporte aéreo (alrededor del 7% del PIB español) no sería posible sin el trabajo de los controladores aéreos, que sólo en España velan por la seguridad de más de dos millones de vuelos cada año. Por lo tanto, forman una pieza básica en el engranaje de todo el sistema, pues son los responsables de separar, ordenar y acelerar el tránsito de las aeronaves. El transporte aéreo es un sector estratégico, habitual protagonista en los medios de comunicación, lo que hace que, a menudo, los periodistas deban hacer frente a un sinfín de tecnicismos. Por todo ello, Aprocta considera que este tipo de actividades divulgativas son necesarias.