La paz de Iberia tropieza con el escollo de la filial ‘low cost’ y su anclaje dentro de IAG

Antes de conseguir un gran acuerdo, suele ser necesario dar un puñetazo en la mesa. Al parecer, esto último es lo que se necesita en Iberia, pero el nuevo presidente de la compañía, Luis Gallego, se resiste a perder el talante diplomático con el que asumió los poderes ejecutivos cuando relevó en marzo pasado a Rafael Sánchez-Lozano como consejero delegado de la aerolínea española.

Lea la noticia completa en El Confidencial.